RECOCIDO BRILLANTE

El recocido es un tratamiento térmico cuya finalidad es el aumento de plasticidad, la recuperación de la estructura o la eliminación de tensiones internas generalmente en metales.

El recocido se realiza principalmente en tres etapas: primero se calienta el material hasta la temperatura de recocido, después se mantiene la temperatura durante un tiempo determinado y por último se deja enfriar el material lentamente.

En nuestros hornos continuos el recocido brillante se realiza entre 750 y 1.120°C. El proceso se lleva a cabo bajo atmósfera controlada, y cuando las piezas abandonan el horno, su temperatura no es superior a los 175°C. Con ello se consigue que en ninguna de las tres etapas exista oxidación logrando, a la salida del horno, un recocido con acabado limpio y brillante.

RECOCIDO BRILLANTE
RECOCIDO BRILLANTE
RECOCIDO BRILLANTE